jueves 17 de octubre de 2019
Parafimosis en el perro

Parafimosis canina.

La imposibilidad de retraer el pene dentro del prepucio, con exposición prolongada del glande, se define como parafimosis. Es necesario establecer el origen del proceso, pero en la mayoría de los casos, no es una afección preocupante.

Hipertrofia del suelo de la vagina

La hipertrofia del tejido perivaginal es una excelente demostración de como una respuesta normal se puede exacerbar y responder produciendo un problema en algunos individuos, sin poder generalizarlo a todos los casos.

Hiperqueratosis nasal

La hiperqueratosis de la trufa es un hallazgo frecuente en la clínica de pequeños animales. Salvo excepciones, no es un proceso patológico de mal pronóstico, sino un hallazgo poco relevante.

Dilatación esofágica asociada a hipotiroidismo en el perro.

El hipotiroidismo primario es la enfermedad endocrina más frecuente en perros. En el caso clínico que se presenta, el animal acude a consulta de segunda opinión por vómitos y apatía, con un síndrome vestibular marcado, con ladeo de cabeza desde hace años e inaparente otitis. No existe aumento de peso o alopecias.

Urolitiasis canina. Cistotomia.

Las cistitis por urolitiasis son causa frecuente de hematuria y disuria en animales de compañía. El diagnóstico se inicia en la exploración y con la utilización de métodos complementarios (radiografía) y análisis de orina. Como en todo caso de indicación quirúrgica se debe realizar al menos hemograma, bioquímica renal y electrocardiograma.

Artículos recientes

Publicidad

Publicidad
Lovet