ANTIBIÓTICOS. SOLO SI ES NECESARIO

En muchos casos, prescribir un medicamento es la parte final del trabajo de un clínico que comienza con la entrevista al propietario (anamnesis), la recogida de signos clínicos, continúa con la primera aproximación diagnóstica o la confirmación del mismo, y por fin llega la culminación con el tratamiento y la cura, siempre que ésta sea posible, del proceso que afecta a nuestro paciente. En el caso de los antibióticos, ésta fase final es de capital importancia debido a las enormes repercusiones que de ella se pueden derivar.

Los antibióticos son nuestra mejor arma y la única en muchos casos, para enfrentarnos a microorganismos que pueden poner en serio peligro la vida de nuestros animales de compañía, los animales destinados a la producción de alimentos y la vida de las personas.

La resistencia de muchos patógenos a los antibióticos se adquiere por el uso inadecuado y abusivo, transformando una oportunidad de cura (sensibilidad) en un oscuro callejón sin salida (resistencia).

Los organismos internacionales responsables de la salud de los animales y de las personas están seriamente preocupados por el aumento de las muertes debida a la falta de respuesta a los tratamientos antibióticos de primera elección (antibióticos tradicionales) por eso, la comunidad internacional se encuentra abocada a lograr una mayor concienciación en el uso racional de los antibióticos y en el desarrollo de nuevos fármacos que puedan superar las actuales barreras de resistencia de los microorganismos patógenos multirresistentes.

HISTORIA. Con la síntesis y utilización del Salvarsan (arsfenamina) en 1910, y casi dos décadas después, en 1928, con el descubrimiento de la penicilina, se inició la gran batalla de la Humanidad contra las enfermedades infecciosas producidas por microorganismos.

El salvarsan, fue el primer antibiótico no natural, utilizado con un sorprendente éxito inicial para el tratamiento de la sífilis, gonorrea y tripanosomiasis humana africana (“enfermedad del sueño”). El descubrimiento de Alexander Fleming – la penicilina – fue sin duda alguna, el punto de inflexión que permitió el control de las infecciones en heridas, permitiendo, junto al desarrollo de los procedimientos anestésicos, el inicio de la era de la cirugía en todos los aspectos que hoy conocemos.

La Iª y IIª guerra mundial tuvieron como elemento común el odio irracional, y la característica que más las diferenció, fue la utilización de la penicilina en el tratamiento de las heridas de guerra durante el segundo gran conflicto.

Por cerrar el círculo de los grandes avances iniciales en la lucha contra las grandes enfermedades infecciosas que diezmaron a la población, incluidas las producidas por infecciones en las dos grandes guerras, es necesario destacar el descubrimiento, en 1943. de otro gran antibiótico: la estreptomicina y su capital importancia en la cura de la tuberculosis.

RESISTENCIA .Desde entonces, y transcurrido ya más de un siglo, el uso indiscriminado de los antibióticos ha conducido al ser humano a una nueva amenaza: la resistencia bacteriana a los antibióticos.

A la era del auge de los antibióticos, el triunfo sobre las enfermedades infecciosas y el aumento de la expectativa de vida, le sigue en la actualidad la era post antibiótica, caracterizada por la falta de respuesta debido a la resistencia de una buena parte de las microorganismos, otrora sensible a los antibióticos.

El uso excesivo, inadecuado e injustificado de los antibióticos, ha dado la oportunidad de adquirir resistencia a patógenos muy peligrosos para la salud pública en general. Con la finalidad de conocer y paliar los efectos de la aparición de microorganismos multirresistentes, se crea un organismo oficial, el PRAN, cuya finalidad es reunir todos los esfuerzos necesarios que conduzcan a un uso más racional de los antibióticos y junto con todos los sectores implicados, lograr reconducir esta grave amenaza de futuro.

PLAN NACIONAL DE RESISTENCIA ANTIBIÓTICOS

Guía rápida para el uso responsable de antibióticos

El PLAN NACIONAL DE RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS trabaja en seis líneas estratégicas:

  1. VIGILANCIA del consumo y la resistencia a los antibióticos.
  2. CONTROL de la resistencia de los antibióticos.
  3. PREVENCIÓN conocer medidas alternativas y de prevención.
  4. INVESTIGACIÓN para conocer mejor la resistencia a los antibióticos.
  5. FORMACIÓN dirigida a todos los profesionales sanitarios implicados.
  6. COMUNICACIÓN elaborando campañas dirigidas a todos los públicos.

CATEGORIZACIÓN DE LOS ANTIBIÓTICOS DE USO VETERINARIO

La categorización de antibióticos veterinarios es una propuesta realizada por la Comisión Europea tras un informe elaborado por un grupo de expertos (AMEG) en la que se han clasificado los diferentes grupos de antibióticos según el impacto potencial que su uso en veterinaria puede tener en salud humana. Cada grupo se acompaña de unas recomendaciones específicas de uso. Se definen cuatro categorías: A, B, C y D.

Por último, ¿cuales son los antibióticos de cada grupo?

CATEGORÍA A. NO USAR

CATEGORÍA B. USO RESTRINGIDO

CATEGORÍA C. USAR CON CAUTELA

CATEGORÍA D. USAR CON PRUDENCIA

LECTURAS INTERESANTES

  1. Antibiotics: past, present and future. Matthew I Hutchings, Andrew W Truman and Barrie Wilkinson Current Opinion in Microbiology 2019, 51:72–80 ELSEVIER. sciencedirect.com
  2. INFORME ANUAL PRAN Junio 2019 – junio 2020. Plan Nacional Resistencia Antibióticos. Ministerio de Sanidad. Agencia Española de medicamentos y productos sanitarios. resistenciaantibioticos.es
  3. Antibiotic resistome from the One-Health perspective: understanding and controlling antimicrobial resistance transmission. Dae-Wi Kim and Chang-Jun Cha. Experimental & Molecular Medicine (2021) 53:301–309 https://doi.org/10.1038/s12276-021-00569-z. Official journal of the Korean Society for Biochemistry and Molecular Biology

Artículo anteriorTUMORES DEL TESTICULO EN EL PERRO
Veterinario, PhD.