CUANDO HACER ESTUDIO CITOLÓGICO DE MÉDULA ÓSEA

A continuación se describen algunos de los supuestos en los que la obtención de médula ósea en animales de compañía, puede contribuir al diagnóstico final en muchas patologías difíciles de definir. Como en todos los aspectos del ejercicio clínico y el diagnóstico en animales de compañía, la consulta con compañeros especialistas o con mayor experiencia en determinados campos de la profesión, puede ayudar mucho en la selección de las mejores pruebas y/o métodos complementarios para llegar al diagnóstico que se busca.

En estos casos, la obtención de médula ósea es requisito indispensable:

  • Neutropenia persistente sin signos de regeneración.
  • Trombocitopenia crónica.
  • Anemia no regenerativa o levemente regenerativa.
  • Pancitopenia.
  • Leucocitosis persistente, especialmente linfocitosis.
  • Células anormales circulantes que sugieran neoplasia hematopoyética.
  • Células inmaduras en sangre circulante.
  • Estadiaje de linfoma o mastocitoma.
  • Hipercalcemia maligna.
  • Neoplasia linfoide.
  • Mieloma múltiple.
  • Afección ósea no neoplásica (osteomielitis).
  • Hiperglobulinemia monoclonal.
  • Fiebre de origen desconocido. FOD.
  • Enfermedad crónica, debilitante sin diagnóstico específico.

FUENTE. Examen citológico. Módulo VII. Médula ósea. AVEPA. Aula Elearning

VIDEO SOBRE EXTRACCIÓN DE MÉDULA ÓSEA EN UN PERRO

En las imágenes a continuación es posible ver, en forma resumida, lo sencillo que resulta extraer un volumen (> 20 ml ) de médula ósea, con aguja de Jamshidi. La asepsia quirúrgica y el conocimiento de la zona anatómica (fosa trocantérica) es imprescindible, pero no es un procedimiento extremadamente complejo.

COLABORACIÓN PROFESIONAL. En mi opinión, la obtención de una muestra idónea de médula ósea,  es un trabajo que puede realizar el clínico generalista, sin embargo, la interpretación de la misma, así como el diagnóstico definitivo debe confiarse a un especialista. Una vez obtenido el diagnóstico, el tratamiento también puede ser realizado por el clínico generalista, bajo la supervisión del oncólogo, siempre que tenga experiencia en la utilización de quimioterapia. 

Biopsia de médula ósea en el perro. Aguja Jamshidi, aguja de Illinois. Enlace

Artículo anteriorLimpieza de heridas
Artículo siguienteLos dientes y la evolución en carnívoros
Veterinario, PhD.