Dispositivos de acceso intraóseo.

Los dispositivos de acceso intraóseo pertenecen al material básico en la toma de muestras para diagnóstico de neoplasias óseas y toma de muestras de médula ósea, ya sea para diagnóstico (ej. Leucemia) o para cultivo de células madre por citar otro ejemplo.

El diagnóstico de la compleja celularidad de la médula ósea debe ser realizada por patólogos especializados y con amplia experiencia en células hemáticas y sus precursores. La responsabilidad del clínico y/o cirujano generalista, es realizar una correcta toma de muestras, una conservación y envío adecuado de la muestra, así como una integración idónea del diagnóstico emitido por el especialista.

Su utilización requiere de una curva de aprendizaje mínima. En muchos casos, el abordaje hasta la superficie del hueso solo requiere una incisión mínima en la piel, una divulsión roma de la musculatura o la capa grasa del subcutáneo en el caso de la fosa trocantérica.

Como todo procedimiento invasivo, requiere sedación / anestesia para ser llevado a cabo, así como un riguroso protocolo de asepsia quirúrgica. La excepción a la sedación / anestesia, podría ser la punción costocondral con aguja fina para pequeñas muestras diagnósticas, en pacientes colaboradores.

La aguja de Jamshidi y el diagnóstico en hueso

La utilización de la aguja de Jamshidi o dispositivo similar puede ser muy útil también en caso de tener que tomar una muestra de hueso ante la sospecha de neoplasia ósea.

En la imagen es posible apreciar el mango en T así como el extremo biselado de borde cortante para poder penetrar con facilidad en la superficie cortical y obtener una muestra representativa de la zona compatible con cambios neoplásicos.

Cilindro de hueso cortical obtenido con aguja de Jamshidi. En la muestra se observa a la derecha de la imagen, la superficie cortical del hueso, y la porción endostica (medular) en la parte opuesta.

OPCIÓN A LA AGUJA DE JAMSHIDI. En alguna ocasión, como una opción a la aguja de Jamshidi he utilizado un taraud de traumatología como si fuera un trépano sobre la lesión neoplásica. La diferencia con respecto a la aguja es que el material obtenido no es compacto, sino que sale en pequeños trozos, similares en tamaño a los obtenidos por biopsia endoscópica. A favor de este método, se podría decir que, debido a la superficie roscante y cortante del taraud, la presión que se ejerce sobre la zona es mucho menor que con la aguja de Jamshidi. Como desventaja, se podría mencionar las caracterÍsticas de la muestra obtenida.

El taraud de uso en traumatologia. es un elemento que se puede adaptar a la toma de muestras de tejido óseo.

La aguja de Illinois y el diagnóstico citológico en médula ósea

Aguja Illinois de aspiración de médula ósea.

En el caso de tener que obtener médula ósea en cantidad suficiente para procedimientos como el cultivo de células madre, transplante ó diagnóstico,  el procedimiento para superar la cortical del hueso es similar, mediante movimientos circulares y aplicando presión sobre la zona hasta que la aguja quede fijada y pueda absorberse el contenido por el extremo (cono luer) opuesto a la zona fijada (ver imagen).

Las zonas de acceso más frecuentes para la toma de muestras de médula ósea en el perro y el gato, son:

– Fosa trocantérica (por detrás del trocánter) en la extremidad proximal del fémur.

– Cresta ilíaca.

– Próximal del húmero (zona con mayor cobertura muscular).

– Esternón y unión costocondral.

En caso de tener que obtener muestras pequeñas, para diagnostico (de neoplasias o de parasitosis hemáticas como leishmania), se puede obtener a través de la punción de la zona de transición esternocostal o del esternón como segunda opción (no siempre se obtienen muestras representativas, pero lo accesible de la técnica permite hacer pruebas).