El uso de la miel como cicatrizante en heridas

La miel es mucho más que un alimento.
Todos sabemos que la miel va muy bien untada en una tostada para el desayuno, pero hay usos de la miel que probablemente desconozcáis.

Todos sabemos que la miel va muy bien untada en una tostada para el desayuno, pero hay usos de la miel que probablemente desconozcaís..

Además de ser un edulcorante natural y ser utilizada para dar aroma y textura a múltiples cosméticos, la miel tiene propiedades muy interesantes que la convierten en una herramienta muy útil para la cicatrización de heridas:


  • Propiedades humectantes: La miel ayuda a mantener la herida húmeda y protegida.
  • Propiedades antisépticas: Esta capacidad es mayor que la del azúcar, que por presentar una actividad de agua (aw) muy baja, dificulta el crecimiento de microorganismos. La miel de la variedad Manuka, parece ser la más eficaz en el control microbiano, tato de hongos como de bacterias. Su uso para el tratamiento de heridas está aprobado por la FDA.
  • Estimulación de la cicatrización
  • Otros efectos: Favorece el debridamiento, actividad antioxidante, actividad anti-proteasa y activación de fibroblastos. Como ya hemos mencionado, la miel de Manuka parece presentar propiedades superiores a la miel de otras variedades y ésta tiene beneficios adicionales al azúcar, también usado en el tratamiento de heridas.

Planta de Manuka
La miel de Manuka parece presentar propiedades superiores a la miel de otras variedades.

Las recomendaciones de uso son variadas, pero nos ha parecido muy interesante el artículo “Heridas abiertas en perros y gatos: clasificación y manejo inicial” de S. Naranjo y P. Lafuente. En él mencionan que los vendajes impregnados con miel de Manuka no necesitan ser cambiados más que cada 3-4 días. Recomiendan usarlos directamente sobre la herida y luego cubrirlos con una capa semioclusiva no adhesiva y el vendaje de protección.

Si todo son ventajas, ¿cómo es que no se ha generalizado el uso de miel para tratar heridas por segunda intención?. Los resultados obtenidos con la miel en la cicatrización de heridas amplias, anfractuosas, en ausencia de tejido viable y suficiente para suturar, deberían estimular al veterinario clínico a una recomendación más amplia, aunque es necesario tener en cuenta ciertas opiniones en contra del uso de productos naturales, y entre ellos, se deben tener en cuenta:

Dehiscencia
Dehiscencia de herida traumática. Signos de infección.
  • Algunos trabajos sobre esta temática dicen que la miel no debería usarse sin tratarla previamente, debido al riesgo de presencia de microorganismos y entre ellos de los agentes etiológicos del botulismo ó el tétanos. Como veterinarios, sabemos que la miel apta para consumo humano, no debería presentar esporas de Cl. botulinum, ya que su presencia supondría un gran riesgo para personas. La anaerobiosis favorecida por un vendaje oclusivo y las condiciones de un tejido desvitalizado (pobremente irrigado) pueden crear las condiciones para la presencia de las temidas toxinas botulínica y tetánica. Sin duda la solución a este poco probable problema esta en el seguimiento y control continuo de la herida. La administración de antibióticos betalactamicos, muy frecuentes en el tratamiento adyuvante de este tipo de heridas, también contribuyen a minimizar este tipo de riesgos. Sin duda, una opción para quien no quiera asumir ningún tipo de riesgo es utilizar los productos comercializados (éste es solo uno de los ejemplos) para este uso.

    Dehiscencia.
    Herida extensa infectada tras la limpieza y debridamiento. Se decide tratamiento con miel.
  • La miel de manuka ha demostrado propiedades interesantes en el tratamiento de heridas. Los productos preparados a partir de esta miel tienen precios similares a otros,  como pomadas enzimáticas o antibióticas y cicatrizantes.

    Evolución herida tratada con miel
    Tejido de granulación formado en herida previa durante el tratamiento con miel.
  • Los propietarios de los animales no siempre responden de igual manera a este tipo de propuestas y algunos inclusive pueden tacharlas de excéntricas o propias de un curandero más que de un veterinario. En estos casos, conviene analizar cada situación para tener en cuenta factores económicos (la miel de consumo de una gran superficie es mucho más barata que la miel de Manuka) y otras preferencias de los propietarios, como por ejemplo, que los productos de farmacia le ofrezcan mayores garantias para el tratamiento de su mascota que un producto natural.

  • En los últimos años se nota un incremento en el interés de la gente por propuestas naturales, tanto en aspectos nutricionales, terapeúticos o de estilo de vida, luego, este tipo de terapias puede hacerse un lugar de privilegio en determinados tratamientos en nuestra profesión.

Herida cicatrizada.
Resolución de la herida en el momento del alta clínica.

Tenemos experiencia de muchos años utilizando la miel en el tratamiento de heridas. En estos casos publicados con anterioridad, siempre con la ayuda de propietarios colaboradores y combinando las curas tradicionales y lavados, la antibioterapia y el tratamiento con miel. Nos gustaría conocer vuestra opinión acerca de este tema. ¿Habéis utilizado la miel en el tratamiento de heridas? ¿Habéis usado vendajes impregnados? ¿Preferís usar productos comercializados o miel para consumo humano?

Por último queremos compartir una reflexión: Se han realizado estudios de la eficacia de la miel de Manuka, pero nos gustaría saber si la miel de romero, tan habitual en España y otros países mediterráneos, posee propiedades especiales, teniendo en cuenta que el romero, ya está considerado como una planta medicinal en sí. La ciencia lo dirá pronto…

Disclaimer: El contenido de diagnosticoveterinario.com va dirigido a profesionales de la salud animal. No se resolverán consultas acerca de la salud de mascotas, les rogamos que si tienen dudas acerca de su mascota las dirijan a su veterinario de confianza. Los comentarios que no estén relacionados con la tamática del post serán eliminados. 

2 Comentarios

  1. Buenas noches seria muy amable de poder darme información sobre este artículo “Heridas abiertas en perros y gatos: clasificación y manejo inicial” de S. Naranjo y P. Lafuente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here