TUMORES CUTÁNEOS

PREVALENCIA DE TUMORES CUTÁNEOS

En perros, aproximadamente el 25-30 % de los tumores se diagnostican en la piel o sus anejos. En los gatos, los valores rondan el 20 %.

INCIDENCIA. La tasa de incidencia de tumores cutáneos es 6 veces > en perros que en gatos, y en el caso de neoplasias subcutáneas el valor se puede elevar hasta las 8 veces (Moulton, 1990; Priester, 1973; Theilen et al., 1987; Withrow y MacEwen, 2012), salvo en el caso particular del SAPI (Sarcoma Asociado al Punto de Inyección) (Del Castillo y Ruano, 2017)

VIRUS. Los virus también participan de forma importante en la etiología de algunos tumores cutáneos (Scott et al., 2002), destacando los estudios que mencionan a los papilomavirus junto con la radiación UV como cofactores en el desarrollo del carcinoma de células escamosas.

EDAD.  Intervalo de 2 meses a 19 años (media de 8,3 años). Otros autores señalan un rango etario de entre 6 y 14 años, con una media de 10,5 años para el perro y 12 años para el gato. La conclusión es que las neoplasias cutáneas afectan principalmente a animales viejos. En un modelo de regresión de variables múltiples se estimó que la posibilidad de tener un tumor cutáneo maligno crece linealmente al aumentar la edad del individuo, con un factor de multiplicación de 1,1 por año.

SEXO. En cuanto al sexo, parece haber una predisposición mayor en las hembras caninas (56 % frente a 44 % en los machos). En los gatos, aunque las cifras se repiten, la predisposición es mayor en los machos (56 % frente a 44 % en las hembras) (Scott, et al., 2002).

HISTIOCITOMA

HISTIOCITOMA localizado en lateral del labio superior derecho. Se decide extracción para confirmación por biopsia de los datos obtenidos de la citología.
• El  histiocitoma  es un tumor cutáneo de células redondas. Se origina en las células de Langerhans (Del Castillo y Ruano, 2017).
Neoplasia benigna, autolimitante en muchos casos. Más frecuente en animales jóvenes.
• De escasa representación en animales geriátricos. Aunque poco frecuente, puede aparecer en cualquier edad. Es importante, como en todo proceso neoplásico, establecer un diagnóstico diferencial con variantes malignas de origen histiocítico. En caso de aumento importante del tamaño, la lesión debe ser extraída y enviada a estudio histopatológico para descartar, por ejemplo, un linfoma cutáneo. 
HISTIOCITOMA localizado en la zona lateral del tarso. La citología fue concluyente y debido a la zona de distribución del tumor (zona con muy poco margen de piel) se decide esperar involución espontánea.
• Suele presentarse como un nódulo solitario, alopécico, de forma redondeada (forma de cúpula o botón), firme al tacto y de crecimiento rápido.
• Se ha sugerido que pudiera ser una hiperplasia reactiva más que una neoplasia verdadera.
• El  histiocitoma  es muy poco frecuente en gatos.
• Ante la posibilidad de una regresión espontánea, la cirugía se puede aplazar, salvo que por molestias o sangrado por rozamiento o rascado, produzca un malestar importante al paciente o mucha inquietud al propietario.
HISTIOCITOMA. Situado en las almohadillas plantares. Debido a la localización, el paciente presentaba cojera recurrente. Se realiza extracción quirúrgica y biopsia que confirma la citología.

Lecturas recomendadas

WITHROW AND MacEWEN´S SMALL ANIMAL CLINICAL ONCOLOGY. Chapter 18. Fifth Edition. E-BOOK. ELSEVIER. 2013

MANUAL DE ONCOLOGÍA PARA VETERINARIOS CLÍNICOS. Como enfrentarse al paciente oncológico. Noemí del Castillo Magán. Ricardo Ruano Barneda (2017) Editorial SERVET.

ATLAS DE TUMORES. Oncología en la clínica diaria. Adrián Romairone Duarte. Juan Carlos Cartagena Albertus. (2014). Editorial SERVET.

 

Artículo anteriorMIELOMA MÚLTIPLE. Un desafío diagnóstico
Artículo siguienteEspondilosis en el perro. Iguales y muy distintas…
Veterinario, PhD.