Introducción

Los tumores de glándulas hepatoides también denominados como tumores de glándulas perianales o circumanales, están entre los tumores cutáneos más frecuentes en el perro.

Tienen una clara predilección sexual por los machos, y una asociación directa a niveles altos de testosterona, razón por la cual siempre se aconseja la castración junto con la cirugía.

Derivan de glándulas sebáceas modificadas que se localizan en la zona perianal, periprepucial y perineal, aunque en forma ocasional se pueden encontrar en otras zonas del cuerpo.

El comportamiento de estas neoplasias es benigno en la mayoría de los casos (adenoma) , pero en muy bajo porcentaje y con escasa capacidad de metástasis, pueden presentar carácter maligno (carcinoma).

Es importante descartar la neoplasia testicular en caso de no realizar la castración conjunta, y en caso de hacerla enviar los testículos a biopsia.