osteosarcoma3

Etiologia: los osteosarcomas son más comunes en perros que en gatos. La malignidad de los mismos es más evidente en perros que en gatos.

Los osteosarcomas representan el cáncer de hueso primario más común en el perro, afectando sobre todo a los miembros (esqueleto apendicular) aunque también pueden afectar al esqueleto axial (columna vertebral).

Suele afectar a los tejidos vecinos y produce una rápida difusión por sangre – metástasis -. (el sitio más habitual de metástasis es el pulmón).

Estadísticas: afecta principalmente a los perros de razas grandes, con una ligera frecuencia mayor en machos que en hembras.

Raza: Las razas más afectadas (en términos estadísticos) son: dogo alemán, San Bernardo, pastor alemán y setter irlandés. Puede afectarse cualquier raza o cruce (mestizo)

Edad: La edad de aparición media está en los 7 años, existiendo extremos de 1 a 15 años. Cualquier edad puede verse afectada.

Los sarcomas osteogénicos afectan con más frecuencia a las extremidades, siendo las extremidades anteriores las más afectadas en relación a las posteriores.

Solo el 24 % de los sarcomas osteogénicos se desarrollan en el esqueleto axial, siendo en este caso, la localización más frecuente, el cráneo, las vértebras y las costillas.

Clínica: es un paciente que llega a la consulta con claudicación progresiva, tumefacción y dolor a la palpación.

El sitio más frecuente de localización es el radio distal (caso de la foto), tibia distal y húmero proximal.

Es muy raro ver este tipo de tumores en razas pequeñas, por lo general afecta a razas grandes y pesadas. (en mi experiencia lo he diagnosticado en pastor alemán, mestizo de pastor alemán y dogo alemán y en cuanto a localización preferentemente en radio distal y solo una vez en húmero).

osteosarcoma2

 

osteosarcoma

 

 

Diagnóstico: en la exploración radiográfica se encuentra una típica lesión lítica – proliferativa (aspecto de “explosión” o de “sol”).

Aparece el triangulo de Codman, formación de hueso perióstico adyacente a la cortical destruida del área tumoral. El nuevo hueso subperióstico se confunde con hueso de apariencia normal y forma una masa triangular de hueso en la periferia del tumor.

Se puede producir infiltración ósea de los huesos adyacentes, aunque no de las articulaciones circundantes.

El diagnóstico histopatológico es imprescindible. Se puede realizar mediante biopsia escisional  o bien mediante aspiración con aguja. 

Biopsia: debe incluir tejido medular. Es muy importante que incluya zonas de lisis y esclerosis (zona radio lúcida y zona radio opaca en la rx). El tejido se coloca en formalina al 10 % para la fijación. Si la cantidad de tejido es importante y la disponibilidad del laboratorio inmediata,  se puede conservar otra muestra en suero fisiológico refrigerado.

La búsqueda de metástasis pulmonares es también muy importante sobre todo para decidir la amputación del miembro y establecer una expectativa de vida.

Diagnóstico diferencial: con cualquier lesión de aspecto lítico en la radiografía (osteomielitis) o con tumefacción aguda de localización articular.

Tratamiento: el tratamiento ha sido ampliamente tratado en la bibliografía, no obstante, se utiliza una combinación de amputación y quimioterapia, buscando dar al animal una calidad de vida, asumiendo fundamentalmente el principio de no consentir el dolor bajo ningún punto de vista.

Recuerda: no es necesario que el animal esté gritando o aullando de dolor para que este percibiendo esta sensación tan desagradable, existen indicios que nos deben hacer sospechar de incomodidad, sensaciones raras o dolor.

Tiempo de supervivencia posquirúrgico: es muy variable y depende de muchos factores (presencia de metástasis, grado de agresividad, diagnóstico precoz, edad, etc).

En un estudio se encontraron valores de 18 a 578 semanas. 

El 26 % de los perros vivieron 6 meses después de la intervención, el 13,8 % vivió 9 meses y el 10,7 % más de un año. 

Estas cifras deben alentarnos a realizar un diagnóstico lo más precoz y minucioso posible, para poder realizar la amputación en el menor tiempo  y seguir sumando estadísticas a este apasionante y complicado tema de los tumores óseos. El diagnóstico del tumor debe ser el inicio, y solo el sufrimiento, el dolor y la pérdida de calidad de vida , debe alejarnos de nuestro propósito de dominar la situación hasta que sea la realidad del caso la que nos obligue a abandonar. 

 
Protocolo con cisplatino (consultar siempre con los servicios de Oncología de un hospital de humanos. Su experiencia es irremplazable)

   1. Analítica de rutina antes de comenzar una quimioterapia (hemograma, bioquímica sérica (transaminasas, fosfatasa alcalina, urea, creatinina) , y análisis de orina.
   2. Colocación de una vía intravenosa. Catéter suficiente para el volumen corporal.
   3. Estimular la diuresis con suero fisiológico.
   4. Iniciar la administración del Cisplatino : 70 mg/m2.
   5. La velocidad de infusión es lenta y con el animal hospitalizado (mínimo 4 – 6 horas).
   6. Si aparecen vómitos, actuar sintomáticamente con metoclopramida (0.5 mg/kg)
   7. Al finalizar el goteo de la solución de Cisplatino con suero fisiológico se debe continuar solo con suero fisiológico durante un plazo similar al utilizado el quimioterápico.
   8. Este protocolo se debe repetir cada 3 semanas.

 

En el gato el cisplatino es muy tóxico. La amputación en esta especie suele dar una expectativa de vida más larga que en el perro, pudiendo llegar a los dos años post-amputacion.