Veterinaria y medicina felina

La inflamación traumática del nervio radial puede estar originada en traumatismos que implican al nervio radial en su recorrido por lateral de la zona humeral.

En este caso, se trata de un gato macho, no castrado, de raza europea y con acceso a salir de casa durante la noche.

Después de una de estas «salidas» volvió con una cojera manifiesta del miembro anterior izquierdo y con dificultades para la deambulación.

La emisión de orina y materia fecal era normal, por lo que se descarta en una primera exploración una compresión medular aguda asociada al traumatismo que provocó la claudicación del miembro anterior.

En la exploración radiográfica no se aprecian signos de fractura, ni de luxación.

A la palpación no se aprecia tumefacción articular, ni signos de dolor.

El déficit propioceptivo indica sin lugar a dudas, la implicación del nervio radial.

Se realiza un tratamiento en base a prednisolona logrando una evolución favorable en el plazo de 45 días.