Endoscopia digestiva anterior en un perro.

Estómago

Un cuerpo extraño gástrico en un cachorro es bastante habitual, pero encontrarse dos cuerpos extraños iguales, deja de ser tan habitual.

Este paciente, cachorro de chihuahua, vino a la consulta para la extracción de un cuerpo extraño. La propietaria refería haberlo visto como se tragaba un tapón de oídos (de silicona).

La ecografía devolvía una sombra acústica compatible con un cuerpo extraño, situación que comenzaba a dar forma, pasando de una sospecha a una evidencia clara. El paciente no tenía sintomatología de vómitos, defensa abdominal y presentaba normotermia.

Se informa al propietario que se intentará comprobar la presencia del cuerpo extraño para proceder a la extracción si fuera posible. No estábamos muy seguros de poder trabajar cómodos debido al escaso tamaño del paciente, pero pusimos manos a la obra, intentando evitar una cirugía abierta.

El endoscopio se adaptó perfectamente al diámetro esofágico, insuflando una cantidad moderada de aire, permitiéndonos llegar con comodidad al estómago, pudiendo comprobar la presencia de DOS TAPONES DE OÍDO..!

Con una pinza de cuerpos extraños BASKET, se pudo recuperar, uno por uno, los tapones ingeridos por este pequeño “aspirador inconsciente”…

CONCLUSIÓN. Cualquier elemento al alcance de un cachorro, es susceptible de transformarse en un cuerpo extraño. Como comentario final, aunque solo estuvieron unas horas en el estómago, habían aumentado de tamaño con respecto al tamaño original. No hubo vómitos en ningún momento, ya que estaban libres dentro del estómago, sin provocar ningún tipo de estímulo ni molestias.

Artículo anteriorBalas mágicas contra la ignorancia
Veterinario, PhD.