viernes 2 de diciembre de 2022
Inicio Buscar

quemosis - Resultados de la búsqueda

Si no estás feliz con los resultados, por favor realiza otra búsqueda

Quemosis

0
QUEMOSIS. Edema de la conjuntiva Se manifiesta como una tumefacción que protruye en forma visible a través de la abertura palpebral. Se visualizan como una colecta...

CONJUNTIVITIS FOLICULAR EN EL PERRO

0
La conjuntivitis folicular se caracteriza por la formación de folículos linfoides en la conjuntiva, que generalmente aparecen en la zona bulbar de la membrana nictitante, pero no necesariamente es así, como se muestra en las imágenes adjuntas. ETIOLOGIA. La causa más frecuente de la aparición de folículos conjuntivales se debe a una estimulación antigénica crónica. En estudios histopatológicos de los folículos se ha comprobado la presencia de abundantes agregados de linfocitos y células plasmáticas. Es una respuesta de la conjuntiva que debe ser valorada en conjunto con otros signos clínicos del paciente. No constituye un diagnóstico en si misma.

¿GUSANOS EN EL OJO?. Thelazia callipaeda

0
En España, el primer caso autóctono de thelaziosis canina se notificó en 2010 en un perro de la Vera, provincia de Cáceres (Miró et al. 2011). Poco tiempo después, se reportó el primer caso de Thelazia callipaeda en una persona, en la misma provincia (Fuentes et al. 2012). Hallazgos recientes indican que nuevas áreas del centro de España deben considerarse como endémicas para la thelaziosis canina (Marino et al. 2018), lo que vuelve a llamar la atención sobre su estatus como una enfermedad zoonótica emergente (Otranto y Dutto 2008).

ABSCESO RETROBULBAR. DOLOR FACIAL AGUDO

0
El dolor intenso de aparición aguda, quemosis, protrusión del tercer párpado, grados variables de exoftalmos y asimetria ocular, debe orientar nuestras sospechas hacia la posibilidad de un absceso retrobulbar.

Úlcera corneal profunda.

0
La úlcera corneal profunda canina se define como la lesión ocular que atraviesa el epitelio y llega a capas más profundas de la córnea, produciendo daño en el estroma corneal o incluso llegando a la membrana de Descemet y el endotelio corneal.

Artículos recientes