Clínica canina. Parafimosis

balanitis-por-fimosis-editada

La parafimosis canina, cuando no es reversible, puede constituir una urgencia grave.

Por distintas causas, el orificio prepucial actua como una banda de sujeción alrededor del glande que le impide el retorno venoso y con ello se inician los procesos de edematización, deshidratación de la mucosa expuesta, ulceración y en un estadio mas grave, la necrosis de la parte incarcerada del pene si no se actúa con rapidez.

balanitis-por-fimosis-ii

En la mayoría de los casos es posible resolver la parafimosis canina con una manipulación cuidadosa de la zona, lubricación de la parte expuesta del pene y definiendo el origen de la constricción del anillo prepucial.

Al ser un cuadro muy doloroso , se sugiere siempre la sedación del ejemplar.

Luego se procede en consecuencia, limpiando la zona con suero fisiológico templado, se valora el grado de lesión del glande y uretra, y si es posible, se devuelve el pene al interior del prepucio.

balanitis-por-fimosis-iii

A veces es necesario dar un punto para que el pene permanezca en el interior del prepucio hasta su detumescencia total. El punto se puede extraer a las 24 hs.

balanitis-por-fimosis-iv

La parafimosis también puede ocurrir en el gato, sobre todo en las razas de pelo largo, debido a que el pelo puede contribuir a la formación del anillo de constricción alrededor del pene.

En este caso, la dermatitis en la zona exterior del prepucio, indica que el proceso no había sido agudo, sino que llevaba un tiempo de desarrollo en el momento de la consulta.