TAC

    0
    49

    La tomografía axial computarizada o TAC (lo correcto sería decir la TAC y no el TAC, aunque el uso haya ratificado este último). Es una prueba de imagen que se basa en la obtención de múltiples radiografías seriadas que luego son integradas por un ordenador. A diferencia de la resonancia nuclear magnética o RNM, el TAC utiliza radiación.

    Ambos sirven al objetivo de diagnosticar, y aunque pueden ser complementarios, por lo general se utilizan con distintos objetivos: el TAC para diagnóstico, seguimiento y extensión de tumores y metástasis, tórax y zonas óseas y la RNM para tejidos blandos, especialmente ligamentos, meniscos, tejido nervioso como cerebro, médula espinal y raíces nerviosas. En ambos se puede utilizar medios de contraste para resaltar los tejidos y el aporte sanguíneo de los mismos. El TAC por lo general es mucho más rápido y menos ruidoso. En veterinaria ambos necesitan anestesia o sedación profunda. En problemas de columna, hernias discales, parálisis de las extremidades, se suele elegir la RNM. En oncología se prefiere el TAC.

    Artículo anteriorHemorragia corneal
    Artículo siguienteSECUESTRO CORNEAL
    Veterinario, PhD.