Introducción

Las denominadas membranas pupilares persistentes son malformaciones del iris frecuentes en el perro.

Existe una predisposición racial muy marcada, de carácter hereditario en la raza Basenji.

Se definen como “bandas de iris de origen embrionario, producto de la reabsorción incompleta de vasos y tejido mesenquimáticos en el desarrollo postnatal”, [Kirk N Gelatt]

Cuando se adhieren al endotelio corneal, como es el caso del video, pueden terminar afectando la capacidad visual, al igual que cuando lo hacen a la superficie anterior del cristalino.

Solo son asintomáticas cuando permanecen con un extremo adherido al iris y el otro libre en la cámara anterior, es decir, sin tomar contacto con ninguna estructura transparente del ojo, o cuando se adhieren a la superficie del iris.

 

Otros artículos de oftalmología:  Conjuntivitis por ClamidiaDepósitos de fibrina y uveitisHipema caninoDistrofia corneal en cobayaMelanosis del irisQueratoconjuntivitis seca IQueratoconjuntivitis seca IICataratasCoágulo en cámara anterior;  Úlcera corneal superficial

Artículo anteriorCataratas en perro geriátrico
Artículo siguienteQueratoconjuntivitis seca. “Ojo seco, Ojo sucio”
Naci en Mar del Plata, República Argentina, el 13 de julio de 1962. Desde el año 1988 vivo en España. Tengo tres grandes aficiones: leer, la fotografía y salir al campo. Me interesa mucho todo lo que esté relacionado con el origen del perro. Me preocupa el cambio climático.