Oftalmología clínica

Lesiones oculares asociadas a leishmania – leishmaniasis en el perro.

En muchas ocasiones, el perro con leishmaniasis no tiene signos clínicos cutáneos evidentes, o si los tienen deben ser sometidos a un diagnóstico diferencial debido a lo inespecífico de los mismos.

Pero, hay ocasiones en los que una inspección ocular minuciosa puede poner en evidencia signos que nos ponen en alerta sobre la necesidad de confirmar mediante analítica serológica la posibilidad de una leishmaniosis.

En el caso de la fotografía que está la pie, el edema corneal de origen endotelial es la única sospecha, junto a la costumbre del propietario de frecuentar zonas de mosquitos en horario vespertino.

uveitis-leishmania

En el caso siguiente, descartada la causa exógena (traumatismo) se concluye por anamnesis que el ejemplar perdía peso aún con un régimen intensivo con pienso de alto porcentaje de proteínas y considerado de alta gama.

No existían lesiones cutáneas significativas, aunque una incipiente dermatitis seborreica parecía conjugarse a la uveítis para confirmar el diagnóstico clínico de leishmaniasis.

uveitis-midriasis

Aunque los signos de uveítis están representados fielmente, llama la atención la midriasis marcada en contra de la miosis que cabría esperar. Este caso también resultó positivo a leishmania / leishmaniasis.

Por último, el caso que se expone, comenzó con signos cutáneos muy específicos, se comienza con tratamiento y  cuando aparecen los primeros síntomas de mejoría, se suspende el tratamiento por parte de los propietarios. Se produce una recidiva del cuadro clínico, pero esta vez con hemorragias nasales, gástricas, intestinales y aparece un hipema muy marcado.

El estado general del paciente es muy bueno, se realiza bioquímica renal (urea, creatinina), transaminasas y proteinograma. No se encuentran alteraciones que contraindiquen comenzar nuevamente el tratamiento, por lo que se instaura a partir del primer día la asociación de antimoniato + alopurinol. La respuesta de las hemorragias es inmediata y los signos oculares remiten.