Impactación, saculitis y abcesos de los sacos anales en el perro

Los sacos anales en los cánidos son estructuras saculares de pared glandular, cuya función no está muy clara, pero concurren durante la defecación en la eliminación de la sustancia oleosa que producen, a través de la evacuación por sendos conductos en los laterales del ano. Son susceptibles de inflamación e infección produciendo un cuadro clínico de dolor y molestias que producen una conducta bastante característica en los ejemplares afectados.

Signos clínicos: prurito y dolor anal de moderado a intenso, malestar general, se sientan, se quejan, se deslizan con el ano contra el suelo.
El diagnóstico clínico es sencillo de realizar con una exploración rutinaria de la zona anal. Para la palpación y manipulación de la zona suele ser necesario sedar al animal.
Hay que tener en cuenta que es una zona ricamente inervada y por consiguiente de mucho dolor en estas circunstancias.

saculitis-anal-ii

El dolor puede llegar a ser tan intenso que el animal puede rehusar defecar.
La simple retracción del rabo suele producir una reacción defensiva por dolor. En este momento, y con el consentimiento del propietario, no se debe dudar en sedar al ejemplar para continuar con la exploración.
saculitis-anal-i

Si bien se definen tres situaciones clínicas distintas: impactación, abcedación y saculitis, debemos asumir que pueden coexistir las tres, una de ellas ser el origen común o bien que aparezcan como una sucesión de eventos clínicos que afectan a los sacos anales del perro.

La impactación de los sacos anales se caracteriza por la acumulación de líquido pastoso, o una pasta que sale muy difícilmente por la presión digital del saco anal inflamado.

impactacion-saco-anal-ii

impactacion-saco-anal-i

El abceso del saco anal en el perro, se caracteriza por la salida de material purulento (mezclado con sangre) cuando se presiona el saco anal inflamado (ver video). La citología del contenido es sugestiva de inflamación e infección: abundantes neutrófilos, bacterias y levaduras.

Puede haber un síndrome febril, decaimiento, rehusar la comida, llegando inclusive a la aparición de vómitos.

Diagnóstico diferencial: todas aquellas patologías que afectan a la zona del perineo y ano que puedan coincidir en signos clínicos y apariencia, como fístulas perianales, mordeduras, tumores de circumanales (hepatoides) y todo tipo de traumatismos por desgarro.

Tratamiento

El tratamiento de los abcesos de sacos anales, la impactación y las saculitis consisten en vaciar el contenido si éste aún no se evacuado por fistulización, lavar y desinfectar los sacos, establecer medidas correctoras dietéticas si existe una relación como origen del problema y en los casos graves de infección, producir una fistulización quirúrgica (dejar el saco que drene libremente y cicatrice por segunda intención).

En casos muy graves y recidivantes, se suele decidir por la saculectomía. Al no ser una técnica exenta de posibles complicaciones serias como la incontinencia fecal permanente, se deja la misma como última opción, si falla el tratamiento médico.