Se considera hernia a la protrusión total o parcial de un órgano a través de un defecto en la pared de la cavidad que lo contiene (Christopher R.Bellenger, en Slatter cap 56).

Partes que componen una hernia: anillo herniario o cuello, saco herniario y contenido. De las características de éste último depende, en muchos casos, el pronóstico de la hernia. (ejemplo: contenido intestinal, útero grávido, vejiga).

hernia-dibujo

Nota: las hernias traumáticas pueden no tener los componentes antes citados, al menos en sus inicios.

Las hernias abdominales se pueden clasificar en internas o externas.

Externas: no suelen ser de origen traumático, aunque también lo pueden ser.

Las externas son las más habituales y fáciles de diagnosticar, tal el caso de las hernias inguinales, escrotales y las hernias umbilicales.

Las hernias umbilicales se consideran hereditarias en algunas razas.

Internas: suelen ser de origen traumático, aunque también pueden ser congénitas.

Las internas, requieren un diagnóstico más complejo y casi siempre de métodos complementarios como la radiografía,  ecografía llegando inclusive a la laparotomia exploratoria: hernia diafragmática y hernia de hiato.