El frotis sanguíneo en la clínica diaria

En los tiempos que corren, cuesta creer que existan procedimientos fiables y económicos a la vez, rápidos y concluyentes como el frotis o extensión de sangre.

Un hemograma puede desvelar muchos misterios diagnósticos y sobre todo puede ahorrarnos mucho tiempo en especulaciones y tratamientos a ciegas. Un contador hematológico resuelve este problema en pocos minutos. Una muestra de sangre puede orientarnos en los primeros momentos de un diagnóstico sobre el origen de la patología en estudio: infeccioso, tumoral, parasitario, alérgico o metabólico, son entre otros, los principales caminos críticos que nos puede indicar un hemograma.


Una sugerencia práctica: haz siempre un frotis y que tenga valor diagnóstico


Pero la tecnología se puede ver superada en muchos casos, sobre todo cuando intentamos diferenciar estirpes celulares, hemoparásitos o corpúsculos de inclusión.

hemoparasito
Imágenes de un frotis de ave (nótese los eritrocitos nucleados)

Por eso es muy importante tener en cuenta, que en el momento de la extracción de sangre en un paciente, debemos utilizar 3 minutos que nos permitan separar 2 gotas de sangre: una en fresco y otra con anticoagulante. Ambas gotas deben ser extendidas en el momento y siguiendo los pasos de la realización de un frotis, proceder a obtener una capa monocelular que pueda ser fijada y teñida para su estudio posterior. (zona óptima de lectura).

zona optima

En las imágenes se puede apreciar la forma de realizar un frotis rápido, y su producto final antes de ser fijado y teñido. Como sugerencia, es aconsejable acostumbrarse a trabajar con gotas pequeñas, si es posible aspiradas con pipeta (automática o capilar de microhematocrito ) que siempre recogen (aproximadamente si es por capilaridad) la misma cantidad y por consiguiente, se obtiene una gota similar en todos los casos.

El frotis obtenido de una gota pequeña es mucho más constante y más sencillo de poder determinar las zonas monocelulares de estudio (sin aglomeración celular).

frotis 1

frotis 2

frotis 3

A diferencia de las imágenes anterior, el trabajo con frotis obtenido con gota gruesa, no permite realizar una extensión con la que sea fácil trabajar.

frotis II

frotis III

6 Comentarios

  1. La respuesta está en poder apreciar las estructuras celulares y la posible presencia de hemoparásitos, por ejemplo, en una situación muy similar a como estaría dentro del torrente sanguíneo.
    Los anticoagulantes producen un efecto deseado en su conjunto, pero en casos particulares pueden producir distorsiones o aberraciones que es necesario descartar en un estudio hematológico.

  2. ¿podrian concretar las diferencias que se pueden encontrar entre ambos frontis?
    De nuevo, gracias.

  3. Los dos frotis que se ven en el post son con anticoagulante. La diferencia está en trabajar con una gota grande o con una gota pequeña, ya que con ésta última es más fácil lograr un frotis de calidad (monocelular) que nos permita estudiar las células sanguíneas con facilidad.
    En las imágenes no se aprecia una gota en fresco, solo se menciona con el fin de incorporar su estudio a la rutina del frotis sanguíneo.

  4. hola, ¿que tipo de tinción económica y rápida se puede emplear en un frotis sanguíneo, digamos que para identificar parásitos intracelulares (H. canis)? gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here