MELANOMA ORAL EN EL PERRO

0
El melanoma es una neoplasia que se origina en los melanocitos. No puede clasificarse fácilmente como epitelial, mesenquimal o de células redondas, ya que en cualquiera de estas estirpes celulares en las que aparezca melanina, puede surgir un crecimiento melanocitico. Pueden ser benignos o malignos, de baja y de alta agresividad. La localización es un factor pronóstico importante en el melanoma, a diferencia de otros tumores en los cuales su comportamiento depende más del tipo histológico, que de la localización.

Biopsia hueso y médula ósea. DISPOSITIVOS DE ACCESO

0
La obtención de médula ósea con fines diagnósticos o para el cultivo de células madre, tiene en común con la biopsia ósea la utilización de dispositivos de acceso intraóseo como la aguja de Jamshidi o la aguja Illinois.

Melanoma oral y vacuna en el perro. ONCEPT

0
Melanoma oral y vacuna ONCEPT. La inmunoterapia en la lucha contra el cáncer, tiene como objetivo la movilización del sistema inmune y recoger de esta acción todos los beneficios posibles para el paciente.

HISTIOCITOMA. Tumores cutáneos

0
El histiocitoma es una neoplasia cutánea benigna, autolimitante en muchos casos. De escasa representación en animales geriátricos. Suele presentarse como un nódulo solitario, alopécico, de forma redondeada (forma de botón), firme al tacto y de crecimiento rápido. Ante la posibilidad de una regresión espontánea, la cirugía se puede aplazar, salvo que por molestias o sangrado por rozamiento o rascado, produzca un malestar importante al paciente o preocupación al propietario.

SARCOMA ASOCIADO AL PUNTO DE INYECCIÓN (SAPI)

0
Los sarcomas asociados al punto de inyección, conocido por las siglas SAPI, se relacionan con las zonas habituales de vacunación e inyección de medicamentos en el gato. De hecho, la zona interescapular del gato ha sido motivo de estudio detallado utilizando técnicas de imagen como TAC y RM, lo que ha contribuido al conocimiento de la relación entre los musculos, la base ósea, las fascias y la aponeurosis de la zona, en distintas fases del movimiento. Esto ha hecho posible un mejor abordaje quirúrgico de los casos de SAPI y fibrosarcoma en el paciente felino (Longo et al., 2015).

Artículos recientes