miércoles 28 de septiembre de 2022

QUERATOCONJUNTIVITIS SECA

1
Es un proceso corneal crónico, unilateral o bilateral, derivado de la deficiencia de uno o varios componentes de la película lagrimal precorneal (PLP). El déficit de lágrima en la queratoconjuntivitis seca puede ser cuantitativo (menos cantidad de lágrima) o cualitativo (déficit de la capa lipídica o de la capa mucínica). La causa más común de queratoconjuntivitis seca en perros es un trastorno autoinmune de las glándulas lagrimales que causa atrofia acinar por infiltración de linfocitos y células plasmáticas que culminan anulando la función secretora de las mismas.

OFTALMOLOGIA CANINA. LUXACIÓN DE CRISTALINO

Las alteraciones más frecuentes en el cristalino son debidas a la pérdida de transparencia (cataratas), aunque hay otras manifestaciones de problemas serios como la luxación o dislocación en todas sus posibilidades. El veterinario generalista debe estar familiarizado con los signos clínicos más habituales en esta situación, con el fin de poder diagnosticar y decidir rápidamente la derivación a un especialista en oftalmología. La luxación de la lente o cristalino puede derivar en situaciones hipertensivas graves (glaucoma secundario) para el globo ocular, así como edema corneal por contacto del cristalino luxado con el endotelio corneal.

HEMORRAGIA CORNEAL EN EL PERRO

0
La hemorragia corneal (estromal) espontánea es un proceso muy poco frecuente en la clínica diaria, y que produce preocupación en el propietario. Es el típico caso para compartir con el especialista en oftalmología, aunque como clínicos, deberíamos enviarlo a la interconsulta con "los deberes hechos", especialmente con una bioquímica completa que incluya hormonas tiroideas, TSH, cociente cortisol creatinina en orina, hemograma completo y una exploración básica del segmento anterior (test de fluoresceína, test de Schirmer) y medición de PIO, aunque esta última, la suele hacer y valorar el especialista.

MEMBRANA PUPILAR PERSISTENTE

0
Una imagen más de una alteración oftalmológica. En este caso, una alteración de origen embrionario: una membrana pupilar persistente.

Adenoma de glándulas de Meibomio

Dentro de los procesos inflamatorios e infecciosos que afectan a los párpados se encuentran las transformaciones neoplásicas que pueden experimentar las glándulas tarsales, también denominadas glándulas de Meibomio. En este caso, se trata de un adenoma (tumor glandular benigno), de buen pronóstico cuando se extrae en forma completa.

Artículos recientes