Blefaroconjuntivitis en tortugas

Aunque nuestra clínica no tenga una clara orientación hacia la atención de animales exóticos, es muy probable que podamos tener alguna visita de un animal de compañia no tradicional y que nos veamos obligados a orientar a su propietario sobre el problema que aqueja a su mascota.

Como veterinarios clínicos podemos reconocer la mayoría de los signos clínicos que caracterizan a las patologías del segmento anterior del ojo, como blefaritis, blefaroespasmo, conjuntivitis, cuerpos extraños, queratitis, úlceras corneales o perforaciones de la misma.

Por eso, insisto, “aunque no seamos especialistas“, como clínicos podemos al menos “aliviar“, y en  muchos casos curar enfermedades que afecten a otras especies, inclusive cuando no formen parte de nuestra casuistica habitual.

Las imágenes que acompañan a esta entrada corresponden con un edema palpebral bilateral, con formación de un absceso en el párpado inferior de uno de los ojos y con signos de inflamación de ambas mucosas conjuntivales, en definitiva: blefaroconjuntivitis bilateral con colecta de pus unilateral (caseoso).

En los quelonios en cautividad es habitual encontrar una alteración nutricional (hipovitaminosis A) seguida de infección de los párpados y compromiso corneal.

La lesión más evidente del epitelio que recubre anexos oculares en la hipoavitaminosis A es la metaplasia escamosa de las glándulas orbitarias y de sus conductos. Las glándulas se hipertrofian debido al aumento de la descamación y la consiguiente obliteración de los conductos.

La deficiencia de vitamina A en tortugas , no se limita solo al ojo y sus anexos, sino que puede producir complicaciones generales como: metaplasia del epitelio renal, otitis (abscesos aurales) epitelio pancreático, gastrointestinal y respiratorio.

En este caso clínico, el absceso unilateral asociado al edema palpebral, aunque en la hipovitaminosis A están favorecidos por la alteración del epitelio, se sospecha que pudo estar provocado por una infección ascendente a partir de una herida producida por haber caído en forma accidental en el anzuelo de un pescador.

La corrección dietética es primordial en este tipo de procesos, pero en casos extremos se debería medicar con vitamina A parenteral, colirios y ungüentos oftálmicos así como toda la medicación de soporte que sea necesario en cada caso.

Para tener en cuenta:

A diferencia de algunos animales ablefáridos (serpientes), las tortugas poseen desarrollados los párpados superior e inferior, siendo éste último el más móvil. La secreción lagrimal en las tortugas depende de las glándulas lagrimales y de las glándulas harderianas. Las glándulas de Harder en los quelonios tienen una función añadida y muy importante en la regulación de las sales en el organismo, como un punto de excreción mineral extra renal.

El pus en los reptiles (también en aves) , puede ser espeso, caseoso, y en muchos casos que afecta a los ojos o los oídos, puede estar asociado a estomatitis por E. coli o Proteus sp en el caso de animales mantenidos en cautividad.

BIOSEGURIDAD. Como profesionales responsables, no debemos olvidar nunca el concepto de riesgos laborales asociados a la manipulación de animales y sobre todo, debe estar dentro de nuestra obligación, informar al propietario sobre las condiciones higiénicas que debe reunir una instalación de reptiles (sobre todo en acuarios y acuaterrarios), así como las pautas de higiene en la manipulación de estos animales en casa.


El concepto de zoonosis debe formar parte de la información general que se ofrece a los propietarios de animales. ver Salmonela I y Salmonela II a continuación.


Lecturas recomendadas

Common Reptilian Diseases. Relación resumida de los procesos de enfermedad más comunes en reptiles. (A. M. Timmerman; M. D. Doolen, Iowa State University, 1994)

Relacion organoclorados, hipovit A y abcesos aurales. Estudio que relaciona la exposición en la naturaleza a productos organoclorados, deficiencia de vitamina A y la aparición de abscesos aurales en Terrapene carolina carolina.

Salmonela I. Manipulación de tortugas Ambas referencias describen a las tortugas como una fuente potencial de Salmonella sp para el ser humano.

Salmonela II. Manipulación de tortugas Interesante artículo sobre la incidencia de salmonelosis, sobre todo en tortugas mantenidas en cautividad, entre los años 2006 a 2014 en USA. (Turtle-Associated Salmonellosis, United States, 2006–2014. Stacey Bosch, Robert V. Tauxe, Casey Barton Behravesh.)

Caso clínico de otitis en Trachemys spp. Publicación de la edición antigua de la web.

ARD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here