Se describe un caso muy sencillo, poco común, casi “sin nombre y apellido” pero que trajo a la consulta a un propietario muy preocupado por la cojera de su mascota felina.

A la exploración se observa una cojera importante, sin apoyo y que coincidía con una gran inflamación del tejido circundante.

También es posible apreciar varios puntos de drenaje de pus y también algunos de líquido inflamatorio.

 

 

Debido al dolor de la zona y el carácter “felino” de nuestro paciente, se procede a sedarlo.

Una vez dormido, se bloquea la zona con anestésico local para facilitar las maniobras de corte de la uña y limpieza del absceso.

Por último, se instaura tratamiento antibiótico y se deja la herida sin vendaje.

Tiempo de evolución: 5 días

Artículo anteriorEspigas. Una mala compañía del verano…
Artículo siguienteTumor de células de Schwann. Schwanoma
Naci en Mar del Plata, República Argentina, el 13 de julio de 1962. Desde el año 1988 vivo en España. Tengo tres grandes aficiones: leer, la fotografía y salir al campo. Me interesa mucho todo lo que esté relacionado con el origen del perro. Me preocupa el cambio climático.