cerrar x

Vendaje Robert Jones adaptadoCaninosFelinos

robert jones 5

Vendaje tipo Robert Jones con compresas de higiene íntima femenina.

El vendaje acolchado de la extremidad o el vendaje Robert Jones nos permite una inmovilización moderada de las extremidades luxadas o fracturadas que se puede aumentar con la adhesión de una férula o incluso yeso, así mismo también se puede aplicar en el vendaje de heridas. Aunque su adaptabilidad a pacientes de diverso tamaño es alta y sus resultados son buenos se debe conocer con exactitud cuándo es útil su uso en materia de fracturas, es decir, hay que evaluar el tipo de fractura y/o herida, el tipo de paciente y, fundamental, el propietario.

Se tiene que evaluar la capacidad de entrega del dueño para mantener los cuidados tras la aplicación – las visitas regulares al veterinario, el gasto en radiografías frecuentes, la sedación ante el cambio de vendaje, el reposo en casa, la vigilancia del perro para que no se moje o se muerda el vendaje,…- en definitiva, la colaboración fundamental del propietario tanto económica como de manejo se suma a la paciencia y a la capacidad entendimiento del hecho de que, aún habiendo colocado  el vendaje y respetado los cuidados, es posible que la fractura no suelde o no lo haga en condiciones y sea necesario intervenir quirúrgicamente. Es difícil llegar al propietario, no obstante existe receptividad ante cualquier posibilidad de evitar la cirugía ortopédica.

Hemos adaptado ligeramente el vendaje Robert Jones con el uso de compresas de higiene íntima femenina para facilitar su colocación y mejorar el acolchado, la transpiración y la retención de exudado.

Procedimiento del vendaje adaptado:

dibujo robert jones procedimiento vendaje

Pasos a seguir en el vendaje R.J.

Leyenda. 1: esparadrapo unido al final, 2: algodón interdigital, 3: COMPRESAS, 4: venda de gasa, 5: esparadrapo en lateral para sujección, 6: venda cohesiva.

En caso de herida. A y B: apósito adhesivo y gasas estériles.

En caso de fractura. C: férula, 4*: venda de gasa para la sujeción de la férula.

En primer lugar se debe sedar al animal. Con el animal dormido, las ventajas superan a los inconvenientes, se evita el estrés tanto del paciente, que no es consciente de la manipulación y del dolor, como el laboral por no tener que forcejear con el animal y poder conseguir la excelencia del vendaje (circunstancia imposible si el animal se mueve lo más mínimo).

robert jones 2

 

Se coloca el animal sedado en posición lateral con la extremidad lesionada hacia arriba. Si el vendaje es ante una fractura con herida como el caso que presentamos en foto -rotura de ligamento de tarso-, en primer lugar, se cubre la herida mediante unas simples gasas estériles protegidas de un apósito adhesivo.

robert jones 3

 

Una vez protegida la herida se realizan un par de estribos con esparadrapo de tela fijados al final entre sí, esto nos permite manipular la extremidad de cara al vendaje; se añadirá la colocación de algodones entre los dedos del animal para evitar roce y mejorar el confort. Tras los estribos está descrita la colocación del algodón que nosotros hemos sustituido por compresas de higiene íntima femenina como las que se ven en la foto; su aplicación en el vendaje es mucho más cómoda que el algodón ya que se adhieren de manera suave pero además el tejido del que están compuestas nos dota de mejoría ante la sudación. Tras las compresas colocamos la venda de gasa con un 50% de solapamiento en la vuelta anterior en dirección distal a proximal con varias vueltas y, siguiendo este precepto, se coloca por último la venda cohesiva.

*Para aumentar la rigidez del vendaje, se puede optar por la aposición de una férula entre la venda de gasa y la cohesiva. A mayores, la colocación de tiras de esparadrapo en los laterales, justo antes de la venda cohesiva, nos ayuda a que el vendaje se mantenga más tiempo en su sitio.

robert jones 5

Colocación de algodones a nivel interdigital para disminuir roce y mejorar el confort y la circulación.

En la colocación del vendaje debemos vigilar no ejercer demasiada tensión en la colocación de las dos capas finales- venda de gasa y cohesiva- para no perjudicar el drenaje linfático y la circulación venosa. Nunca se debe dar una vuelta completa sobre sí mismo al esparadrapo por el mismo motivo.

En las revisiones periódicas, la primera máximo a la semana de colocación del vendaje y el resto según necesidades, evaluaremos la reparación de la fractura mediante radiografías y la integridad del vendaje y la piel. Realizando un pequeño corte con las tijeras a nivel distal evaluaremos la hinchazón de la extremidad, con las mismas tijeras cerradas las introduciremos en la capa interna del vendaje para detectar a través del olor y la presencia de exudado si hay maceración. Por supuesto el vendaje debe estar intacto y seco. El cambio lo decidirá el clínico pero la evaluación periódica es necesaria; si no se decide un cambio, el corte realizado lo podemos reparar con más venda cohesiva.

robert jones 6

Colocación de las compresas cubiertas por la venda de gasa.