cerrar x
HIDROCEFALIA Rx

Hidrocefalia congénita en el perro.

La hidrocefalia se define como un acúmulo excesivo de líquido cefalorraquídeo (LCR) en el encéfalo que dilata el sistema ventricular. La hidrocefalia de origen congénito cursa con etiología desconocida y es característica de razas miniatura, especialmente en razas braquicéfalas; la hidrocefalia adquirida se asocia a un evento que ha hecho que se acumule líquido en el sistema ventricular.

La sintomatología de la hidrocefalia congénita aparece, por lo general, antes de los primeros seis meses. El aspecto de la cabeza es abovedado, los cachorros permanecen con las fontanelas abiertas y en casos de gran aumento de la presión intracraneal, es posible palpar consistencia turgente. Como característica presentan estrabismo ventrolateral bilateral, seguramente provocado por la deformidad craneal.

CABEZA ABOVEDADA HIDROCEFALIA

Caso clínico. Cachorro mestizo de raza toy con sospecha de hidrocefalia. Imagen lateral. Detalle del aspecto abovedado de la cabeza. El cachorro acude a consulta de urgencias por un episodio de estupor repentino sin antecedentes de traumatismo. Los propietarios no sospechaban anomalías en el aspecto físico del animal.

ESTRABISMO VENTROLATERAL

Caso clínico, cachorro mestizo de raza toy con sospecha de hidrocefalia. Véase el estrabismo ventrolateral característico y la forma abovedada de la cabeza. 

Signos clínicos: anomalías de conducta, depresión, dificultad de aprendizaje e incluso torneo, head-pressing, alteraciones de la locomoción y convulsiones. No obstante, en la clínica de pequeños animales, lo más frecuente es sospechar de esta patología en la primera visita del cachorro dada su morfología característica/razas predispuestas o atender de urgencia una complicación de la misma como un episodio de estupor o convulsiones provocado por el aumento de la presión intracraneal.

El diagnóstico definitivo se realiza mediante pruebas de imagen avanzadas TAC o RM. El diagnóstico presuntivo a partir de los signos clínicos, razas predispuestas, radiografía y ecografía de la fontanela frontoparietal, es casi patognomónico.

 

HIDROCEFALIA PEPA RADIOGRAFÍA

Caso clínico. Radiografía del cachorro. Características de la hidrocefalia: aumento de la bóveda craneana, excesiva apertura de fontanelas y huesos craneales finos

La evolución de la enfermedad es variable puede tratarse de una cuadro progresivo, estático o incluso mejorar. No obstante, sin tratamiento es bastante poco probable que aparezca una mejoría. Con el tratamiento médico, se consigue disminuir la producción de líquido cefalorraquídeo dando tiempo al organismo para poner en marcha los mecanismos compensatorios y dar calidad de vida al paciente, pero éste no resuelve el problema. El tratamiento quirúrgico consiste en una anastomosis ventrículo-parietal, el 75% de los animales registran mejoría pero las complicaciones son frecuentes y graves: obstrucción, migración, infecciones y excesivo o insuficiente drenaje.

El pronóstico de esta patología es reservado-grave. Especialmente cuando el diagnóstico presuntivo aparece a raíz de una crisis.

Manejo médico de la hidrocefalia congénita, corticoterapia y diuréticos. Caso clínico.

Fármacos utilizados:

  • Prednisona a 0,5mg/kg/12-24h inicialmente para conseguir una reducción progresiva semanal y establecer dosis mínima en 0,1mg/kg/48h o eliminar por completo si el animal está estable;
  • Furosemida 1mg/kg/12h con reducción semanal hasta su eliminación completa.

La evaluación semanal del paciente es primordial para ajuste de medicación, de manera que no se aconseja reducir dosis si aún tenemos comportamientos como vocalizaciones excesivas, circling o head pressing. En este caso, se monitorizó el tratamiento con analítica de electrolítos semanal y control del volumen de LCR mediante ecografía a través de la fontanela fontoparietal, además se suplementó la alimentación del paciente con suero vía oral.

HIDROCEFALIA CONGÉNITA

Caso clínico. Evolución del cachorro tras dos semanas de tratamiento médico. En este momento, el paciente está completamente alerta con comportamiento típico del cachorro; sólo presenta estrabismo ventrolateral leve en ojo derecho y circling ocasional en casa que ha ido en disminución.

En caso de encontrarnos ante una situación de urgencia, hemos de controlar las convulsiones si aparecen y disminuir de manera más agresiva la presión intracraneal con manitol 0,3g/kg en infusión intravenosa lenta durante 20 minutos. Control continuo de constantes vitales, presiones y posicionamiento de la cabeza por encima del cuerpo 45ºC. Cuidado con la hipertermia y el dolor, ya que ambos aumentan la PIC, es mejor mantener temperaturas ligeramente bajas 37ºC y, por supuesto, humedecer al animal si éste cursa con fiebre. Si el paciente no está muy deprimido se puede tener en cuenta la administración de opiodes.

La radiografía, económica y característica.

HIDROCEFALIA Rx

Caso clínico. Radiografía en el momento de ingreso.

Aumento de la bóveda craneana, excesiva apertura de fontanelas con huesos craneales finos. La falta de cierre de fontanelas no es un signo fiable ya que es frecuente en razas toy. La dimensión del sistema ventricular y el efecto sobre el tejido encefálico no puede evaluarse, por ello, la RM se presenta como la técnica de imagen idónea ya que permite encontrar el origen del problema y evaluar  el impacto causado sobre el tejido circundante.

MRV

Bibliografía:

  • Lorenz O., 2003. Manual de Neurología Veterinaria. Ed: Multimédica Ediciones Veterinarias.
  • Morales C., Montoliu P., 2012. Neurología Canina y Felina. Ed: Multimédica Ediciones Veterinarias.