cerrar x

DiscoespondilitisGlosario

Discoespondilitis. Espondilitis, osteomielitis vertebral

Ver caso clínico
La discoespondilitis es una infección del disco intervertebral y las vértebras adyacentes. El origen de la infección puede ser hematógena en el caso de otros sitios de infección adyacentes, como piometras, cistitis, prostatitis bacterianas, pielonefritis y en las vías no hematógenas, se considera a la migración de cuerpos extraños (espigas) como la fuente más habitual de infección.Difícil de diagnosticar. 

La columna toracolumbar es la zona más frecuente de localización, aunque se puede encontrar a lo largo de todos los segmentos vertebrales.
Los síntomas varían desde inespecíficos como anorexia, hipertermia, malestar, pérdida de peso, rechazo del ejercicio, hasta específicos y más graves como la paresia, pudiendo llegar en muchos casos a una paraplejía clara.
Signos radiológicos: destrucción de las caras articulares adyacentes a los discos infectados, colapso del espacio intervertebral con distintos grados de producción ó de lisis ósea.

Epidemiología: afecta principalmente a razas grandes o perros mestizos de gran tamaño. Existe una cierta tendencia positiva a la presentación de casos en hembras. No existe una predisposición a un grupo de edad, aunque es más frecuente en perros de 3 a 5 años en adelante.

Signos clínicos: dolor inespecífico con hiperestesia en la zona afectada. Dolor. Anorexia. Pérdida de peso. Los signos clínicos relacionados directamente con el sistema nervioso, aparecen en la fase más avanzada del cuadro clínico. Paresia. Parálisis. Cojera. Dolor abdominal. Hipertermia que cede sólo si se medica.

Diagnóstico: signos clínicos, hipertermia, falta de respuesta a la medicación, aspecto radiológico de las lesiones, sobre todo el seguimiento y la tendencia de las lesiones.

Etiología: la más habitual es la de origen infeccioso, siendo de mayor frecuencia los contaminantes bacterianos (estafilococo sp, escherichia sp) y de menor frecuencia, pero no por ello menos probable, los contaminantes fúngicos.

En caso de trayectos fistulosos, se debe valorar la posibilidad de cuerpos extraños como fondos sostenedores, y dentro de ellos, el más habitual: espigas.

Ver radiografías

Comentarios

  1. anónimo dice:

    La incidencia actualmente es mayor en machos que en hembras, con un índice de 2:1.