cerrar x

Cuerpo extraño lineal y punzante. Aguja con hiloArchivo radiográficoCaninosFelinos

rx aguja lateral

Cuerpo extraño lineal y punzante. Aguja ingerida por un perro.

La ingestión de un cuerpo extraño suele ser una situación que causa mucha ansiedad y preocupación en los propietarios de mascotas. La situación causa más desasosiego cuando se trata de un objeto punzante o cortante, como es el caso de una aguja o un cristal.

aguja 1

Los cachorros de perro y los gatos, debido a sus conductas de juego, suelen ser los pacientes que con mayor frecuencia presentan ingestión de cuerpos extraños. No obstante, la edad puede ser orientativa para el diagnóstico, pero excluyente, valiendo como ejemplo el caso que se describe a continuación (hembra geriátrica, yorki).

Dentro de la amplia gama de cuerpos extraños que una mascota puede ingerir, los más difíciles de diagnosticar son aquellos que son atravesados por los rayos X sin evidenciar su presencia (cuerpos extraños radiotransparentes o radiolúcidos) y que sólo se pueden poner de manifiesto a través de sus efectos sobre la cavidad abdominal (presencia de gas anterior y posterior, plegamiento visceral, etc), o bien ser evidenciados por el aumento de su radioopacidad, administrando un contraste por vía oral (sulfato de bario).

En este caso, el cuerpo extraño reunía dos condiciones preocupantes: era punzante y también lineal, al tener un hilo en uno de sus extremos. Los cuerpos extraños lineales de consistencia metálica (agujas, clavos, alambres rectos) pueden tener un tránsito intestinal sin mayores consecuencias para el paciente una vez que superan la fase de deglución en posición longitudinal, atraviesan el esófago en la misma posición y atravesando cardias ingresan al estómago. En el estómago la situación se puede ver favorecida si existe contenido que se agregue a la aguja, y juntos se acomoden al peristaltismo duodenal y empiecen su tránsito con destino al colon y sean eliminados con la defecación.

aguja 2

En este caso, se sugirió a los propietarios de la paciente (yorki geriátrico) que dieran de comer un alimento fibroso, que produjera abundante residuo en el estómago (espárragos), logrando el objetivo que incluyera tanto al hilo como a la aguja.

aguja esparrago

Lo ideal, salvo complicaciones, es valorar el paciente con radiografías seriadas para comprobar el recorrido del cuerpo extraño, y en ausencia de signos clínicos de dolor o compromiso abdominal serio (peritonitis) se pospone la endoscopia o la laparotomía exploratoria hasta la emisión, al menos de un par de deposiciones.

No siempre el final de un seguimiento es la eliminación del cuerpo extraño, sino que en muchas ocasiones termina en solución quirúrgica, y en algunos casos, sobre todo si no existe un diagnóstico precoz, puede llegar a terminar con la muerte del animal. Como en la mayoría de los procesos de enfermedad que afectan a un ser viviente, lo mejor es prevenir su aparición, y en el caso de los cuerpos extraños, suele ser suficiente con no alentar el juego con instrumentos peligrosos o que, debido a su tamaño, puedan ser ingeridos por el animal.

rx aguja lateral

Las radiografías para determinar la presencia y posición de un cuerpo extraño, se deben realizar siempre, al menos en dos posiciones (lateral y ventrodorsal). En este caso, la radiografía ventrodorsal, no es muy clara, por los temblores del animal debido a su estado de ansiedad habitual, pero nos ayudan a determinar la posición de la aguja en la flexura duodenal anterior.

rx aguja VD