cerrar x

Conjuntivitis en cachorros de gatoFelinos

blefaroconjuntivitis felina en cachorro.

Conjuntivitis felina en cachorros.

En cachorros de gato la conjuntivitis es una enfermedad  frecuente. Se caracteriza por hiperemia conjuntival u ‘ojo rojo‘, presencia de exudado seroso, purulento o mucopurulento y diferentes grados de quemosis o inflamación de los párpados (blefaritis)  que pueden verse acompañados de blefaroespasmo e infecciones respiratorias concomitantes.

detalle ojo

Blefaroconjuntivitis en cachorro de gato,  de presentación unilateral. El exudado de tipo purulento no ha sido eliminado y ha pegado los bordes palpebrales. Se debe eliminar el exudado, con el fin de  poder examinar si el segmento anterior está afectado.

La conjuntivitis felina está producida en la mayoría de los casos por agentes infecciosos, aunque no se deben descartar otras etiologías en gatitos, como la presencia de cuerpos extraños (tanto ajenos como propios, por ejemplo, una pestaña), el entropión o la conjuntivitis alérgica, de presentación muy rara. La conjuntivitis propiamente dicha, no afecta a segmentos más profundos del ojo pero enfermedades como el glaucoma y la uveítis deben ser tenidos en cuenta en el diagnóstico diferencial pues pueden producir conjuntivitis de manera secundaria.

Los agentes infecciosos causantes de conjuntivitis felina son : Clamydia sp., Mycoplasma sp, y Herpervirus felino (FHV-1). En todos los casos se produce hiperemia, quemosis y exudado. En la micoplasmosis y la clamidiosis la presentación generalmente es unilateral pudiéndose extender al otro ojo cuando se cronifica, en el primer caso el exudado es muy espeso y de color blanquecino, claramente purulento desde el inicio; las infecciones por Clamydia sp. van acompañadas de sintomatología respiratoria que, aunque suele ser subclínica, en cachorros sí puede ser evidente.

Las infecciones por herpesvirus son las más frecuentes. La conjuntivitis por FHV-1 se caracteriza por presentación bilateral acompañada de infección respiratoria clínica, grave en gatitos de hasta 4 semanas (rinitis –> traqueítis –> bronconeumonía ). La presencia bilateral inicial y el exudado oculo nasal en gatos, nos orientan a herpesvirus. Además, es el único agente que por sí solo, puede provocar queratitis (queratitis herpética) y úlceras corneales.

ojo abierto

Blefaroconjuntivitis en gatito. La presentación unilateral nos orienta hacia una etiología bacteriana.

En el abordaje diagnóstico se debe tener en cuenta la vacunación (las vacunas no impiden la infección pero sí disminuyen la sintomatología), la edad y, sí se puede saber, la afectación o no de otros cachorros de la camada e incluso la madre, la fecha de inicio del proceso y su manifestación (uni o bilateral y tipo de exudado). Se sugiere en todos los casos, realizar un examen de la superficie corneal  que incluya una tinción de fluoresceína o rosa de Bengala, siendo éste más sensible para la detección de úlceras dendríticas en su inicio (úlceras microdendríticas). La morfología de las úlceras evidenciadas, puede orientar el diagnóstico hacía un agente etiológico específico, como es el caso de las úlceras dendríticas inducidas por el herpesvirus.

El pilar del tratamiento es el uso de colirios antibióticos con cloranfenicol 4 veces al día. Se añadirá antibioterapia oral en caso de infección respiratoria (en cachorros no se debe usar tetraciclinas) y antiinflamatorios no esteroideos ante elevada inflamación palpebral. Cuando se sospeche de herpesvirus por la presencia de una úlcera se puede administrar terapia con L-lisina, que disminuye la permanencia del virus y no tiene contraindicaciones; no se ha de olvidar el collar isabelino y el uso de atropina para el control del dolor si existe blefaroespasmo.

Notas:

– En conjuntivitis se prefiere el colirio ante la pomada, la pomada aumenta la secreción ocular y, por tanto, las molestias. No obstante, la pomada posee mayor permanencia del producto por lo que su uso es útil durante la noche para evitar molestias innecesarias al propietario y asegurar una buena disponibilidad del producto sobre la superficie ocular.

– El estrés es un factor fundamental en la aparición, gravedad y curación de las infecciones por herpesvirus. La adquisición de un nuevo gato, cambios en el hogar, la separación del cachorro de la madre o cualquier factor que produzca estrés en el gato orienta en el diagnóstico. Se debe informar al dueño sobre el estrés, como un factor muy importante en la aparición, curación y recurrencia del proceso y dar pautas sobre cómo paliarlo, por ejemplo el uso de feromonas felinas es de utilidad y no conlleva ninguna contraindicación.

– La vacunación tiene una variante terapéutica además de la preventiva. No está demostrado que la vacunación anual impida la aparición de conjuntivitis infecciosas pero sí disminuye la gravedad de los síntomas, su recurrencia e inclusive el estado de portador (Gelatt, K. 2003).

Aislamiento entre enfermos y sanos. En casos de camadas o gatos que no vivan solos se ha de separar a los individuos afectados de los sanos, pues las conjuntivitis son altamente infecto-contagiosas.