cerrar x

Colapso traqueal en perro.Archivo radiográficoCaninos

colapso traqueal profundo detalle

Colapso traqueal en el perro.

El colapso de la tráquea se define como el estrechamiento del diámetro traqueal producido por un aplanamiento que generalmente es de forma dorsoventral, siendo el estrechamiento lateral realmente infrecuente. Se da en perros de mediana a avanzada edad y suele localizarse y afectar a la región cervical pero puede extenderse en dirección bronquial. La etiología de este proceso no está del todo clara; sí se establece que la principal lesión es una deficiencia de la matriz orgánica del cartílago traqueal, lo que provoca que los anillos traqueales pierdan la capacidad de mantenerse firmes (traqueomalacia) y acaben hundiéndose con el tiempo.

colapso traqueal

Colapso traqueal cervicotoracico en perro.

Es interesante tener en cuenta que pacientes con una cardiopatía cuyo aumento del tamaño del corazón comprima la zona cervical, tos crónica asociada a problemas respiratorios, obesidad o que hayan sufrido traumatismos en la zona, entre otras, son situaciones que predisponen o conllevan a la presentación de un colapso traqueal. Además, se diagnóstica frecuentemente en razas miniatura ( Yorkshire terrier, Pomerania, Lhasa apso, Caniche enano, Chihuahua, …) asociado o no a insuficiencia cardiaca, de la que lo debemos diferenciar basándonos en la frecuencia respiratoria –en insuficiencia cardiaca, la frecuencia respiratoria se encuentra disminuida (no es una regla de oro, pero puede ayudar para establecer la diferencia)-.

Los signos clínicos observables están asociados a dificultad respiratoria: tos crónica seca más frecuente durante el día, agitación con aumento de la frecuencia respiratoria, acompañado o no de mucosas cianóticas. En la auscultación siempre se encontraran varios grados de disnea inspiratoria y/o espiratoria en función de la gravedad, ruidos respiratorios a nivel pulmonar y un gruñido espiratorio característico y continuo, como un graznido.

El diagnóstico definitivo, se basa en la exploración radiológica, mediante proyección lateral y dorsoventral, con incidencias que intenten incluir la fase inspiratoria y espiradora (se debe realizar exposiciones de alto kilovoltaje y bajo miliamperaje/seg) ; ya que es la única manera fiable de diagnosticar un colapso dinámico de la tráquea sin alteraciones anatómicas evidentes, observando el cambio de diámetro que se produce entre ambas fases respiratorias (no es fácil de realizar cuando el paciente tiene serias dificultades respiratorias). Así mismo, la presencia de aire en el estómago debido a la aerofagia por insuficiencia respiratoria, es un signo característico de esta patología.

leve disminución de calibre a la entrada del torax

Imagen radiológica del tórax de un perro en posición lateral. Se observa cierto estrechamiento a la entrada de la tráquea en el tórax compatible con la normalidad anatómica.

colapso traqueal profundo detalle

Detalle de imagen radiológica del tórax de un perro en posición lateral. Indicado con la flecha observamos el estrechamiento del diámetro de la tráquea de manera dorsoventral y a nivel cervicotorácico. Es clara la diferencia de diámetros traqueales entre ambas radiografías. La presencia de aire en el estómago es una característica muy común de esta patología.

El tratamiento se diferencia en dos fases atendiendo a una presentación aguda o crónica. En el primer caso, se tranquiliza al animal lo más rápidamente posible con el uso de antitusígenos como el butorfanol, que inyectado aporta una acción rápida y cierta sedación, muy útil para disminuir la excitación; ante cianosis, está indicada la oxigenoterapia ; por último, el uso de corticoesteroides está documentado y justificado, por la frecuencia del edema traqueal. En casos más crónicos, los broncodilatadores (teofilina) son la base del tratamiento acompañados o no de antitusígenos orales para controlar los signos de manera puntual.

El estrés en un perro con colapso traqueal agrava enormemente el cuadro. Se debe valorar siempre el uso de sedantes como las benzodiacepinas (midazolam ó diacepam intravenoso).