cerrar x

Agapornis. Cuerpo extraño en el picoAvesNACOtras especies

Cuerpo extraño pico agapornis

Cuerpo extraño en el pico de un agapornis (Agapornis roseicollis)

Las urgencias en una clínica suelen ser muy variadas y en muchos casos, sorprendentes.

Este caso, llegó a la consulta de urgencias debido a la imposibilidad del propietario de extraer la campana de metal del pico de su agapornis.

Los agapornis, son pequeñas aves psitaciformes (pertenecen a la familia Psittacidae) conocidas como  “Inseparables” . Son originarios de África y ésta especie en particular, procede del desierto de Namibia, por lo que se los conoce también como “Inseparables de Namibia.Viven en grupos y son muy ruidosos.

 

Cuerpo extraño pico agapornis

Aspecto que presentaba el agapornis con la campana en el pico.

Los elementos de enriquecimiento de las jaulas de aves en general, suelen ser muy variados, incluyendo espejos, juguetes de plástico duro (metacrilato), de madera y pequeños trozos de cadena o soga en la que las aves se columpian o trepan con el fin de evitar el aburrimiento que de por sí, produce el vivir en una jaula.

 

Vista superior de la situación de la campana en el pico.

Vista superior de la situación de la campana en el pico.

La sorpresa fue aún mayor cuando comprobamos que el vástago interior de la campana estaba incrustado en la oquedad del pico mandibular (parte de abajo).

Parecía una tarea imposible, ya que las maniobras de extracción debían realizarse con sumo cuidado para no lesionar el pico ni producir avulsiones nerviosas al traccionar sobre una estructura tan pequeña.

agap3-logo

Una vez retirada la campana, queda el verdadero problema: el vástago.

El primer corte se intentó con una dremel, luego con un motor dental, pero tuvimos que desistir al comprobar que el metal se calentaba en exceso produciendo dolor al animal, y posibles lesiones térmicas en la unión del hueso con la porción córnea del pico.

No recurrimos a la anestesia, ya que la principal vía de acceso del anestésico gaseoso (el más recomendado en este tipo de ejemplares) es la zona del pico, y la presencia del cuerpo extraño, nos lo impedía.

Al fín, se utilizaron distintos tipos de alicates y poco a poco se fue cortando el material, hasta liberar el vástago y poder extraerlo con  mayor facilidad.

 

Fin del problema.

Fin del problema.

Los restos del problema.

Los restos del problema.

Comentarios

  1. Veterinarios, estudiantes de veterinaria, auxiliares técnicos veterinarios.
    Desde la dirección editorial de la web, os invitamos a realizar comentarios, preguntas y observaciones a los casos publicados.
    El éxito de este tipo de iniciativas depende de la utilidad y también de la interactividad entre lo publicado y el público que lo lee.
    Muchas gracias.

  2. MVZ Jorge Mendieta Perales dice:

    Me parece extraordinario el caso. Y muy didáctico pues yo sí recibo en consulta animales tan pequeñitos y he aprendido que la imaginación muchas veces es la principal herramienta. Me recuerda un caso de un ave canora que no podía comer porque tenía un tumor tan grande dentro del pico que ya no le permitía comer. El principal motivo por el que lo trajeron fué por el cariño al animalito y el sentido de la responsabilidad. Con mucho cuidado corté el tumor con una hoja de bisturí no. 15 y aún que sangró un poco, el problema se resolvió satisfactoriamente y creo que el más contento de la mascota, el dueño y el médico, fué el médico. O sea Yo. Los propietarios siempre recuerdan esos episodios y se vuelven anecdóticos en la familia. Gracias por compartir